Los remedios

La simplicidad del sistema floral del Dr Bach

Se cuenta con 38 remedios en el sistema floral de Bach, todos descubiertos entre las décadas de los años veinte y treinta por el Dr Edward Bach, un conocido bacteriólogo, médico y patólogo.

Cada una de las flores de Bach se asocia con un estado anímico básico. Se usa Mimulus, por ejemplo, cuando nos encontramos angustiados o sentimos miedo por algo específico. Tomar la flor nos ayuda a superar nuestro miedo y a enfrentarlo con valentía.

La mayoría de las flores se venden en forma líquida y la idea es que las mezcle de acuerdo a su situación anímica actual. El Dr. Bach diseñó su sistema para hacerlo sencillo. Puede parecer desalentador al principio, pero cualquiera puede aprender a usarlo. En este sitio encontrará todo lo necesario para empezar a seleccionar remedios y tomarlos.

Como el Dr. Bach creemos que la curación a nivel emocional tiene repercusiones en otros planos. Una vida afectiva sana y una personalidad equilibrada permitirán que su cuerpo encuentre su propio estado natural de salud.

También puede aprender un poco sobre la filosofía de la sencillez que es la base del sistema y del trabajo del Centro Bach.

¿Cómo se preparan los remedios?

Se utilizan dos métodos para preparar remedios. La mayoría de las flores más delicadas se preparan utilizando el método del sol, en el que las flores se flotan en agua pura durante tres horas, en la luz directa del sol.

Plantas más leñosas, y las que florecen cuando el sol es débil, se preparan generalmente por el método de ebullición – es decir, las flores se hierven durante media hora en agua.

En ambos casos, una vez que el calor ha transferido la energía de las flores al agua, el agua energizada se mezcla con una cantidad igual de brandy. Esta mezcla es la tintura madre.

La tintura madre se diluye en el brandy (en una proporción de dos gotas de tintura madre a 30 ml de brandy) para hacer las botellas se venden en las tiendas.

Remedios y lechugas

Cualquiera puede hacer sus propios remedios, y esta es la razón por la cual las instrucciones para hacerlos nunca fueron patentadas, sino que por el contrario se publicaron, primeramente en las primeras ediciones de Los Doce Curadores y posteriormente en el libro de Nora y Victor, Illustrations and Preparations (Ilustraciones y Preparados).

Por razones obvias la mayoría de la gente encuentra más fácil y conveniente utilizar los remedios ya preparadas por otras persona para su uso. Para resolver esta necesidad el Dr. Bach y más tarde Nora y Victor prepararon sus propios remedios para distribuirlos a los pacientes, y distribuían la tintura madre a un número selecto de farmacias en Londres, con las indicaciones para que las diluyeran en botellitas de remedios y las distribuyeran a través de sus tiendas.

Hoy en día las tinturas hechas con las plantas en el jardín del Centro Bach van a una de esas tres compañías originales, Nelsons, que distribuye los remedios en todo el mundo. Además hay otras empresas que hacen sus propias marcas de los 38 remedios – Healing Herbs, Ainsworths y otras. En lugar de ser vendidos en algunas farmacias se pueden comprarlos fácilmente en tiendas normales. Se puede encontrarlos en tiendas en los aeropuertos, se pueden comprarlos en los supermercados.

Pero los tazones, las ollas y las flores continúan. Y el mensaje de auto-curación sigue siendo lo mismo que en los tiempos en los que el Dr. Bach caminaba a Wallingford en 1936 para dar a conocer su trabajo al mundo:

“Quiero hacerlo tan sencillo como esto: si tengo hambre voy a la huerta y saco una lechuga para el té; si estoy asustado y enfermo, voy y tomo una dosis de Mimulus.”